Violaine Leroy, nacida en 1981 con grandes pretensiones y hermosa dentadura, es una artista de los pies a la cabeza. Desde su nacimiento no ha logrado superar los 1,58m de altura pero sí hacer ilustraciones y novelas gráficas tanto para niños como para adultos de gigantesca calidad. Se licenció en la Escuela Superior de Artes Decorativas de Estrasburgo y colabora con el colectivo “Rhubarbus” que pretende reunir a autores e ilustradores en torno a proyectos comunes en los que experimentar nuevas maneras de expresión en esto de los dibujitos. Trabaja para la editorial La Pastèque, la revue XXI, le Monde, Actes Sud, Gallimard, Bayard y muchos otros en un estudio confortable en lo alto de una torre, con vistas sobre los tejados de la ciudad y las montañas al fondo. Ahh y es encantadora.